Ponte en contacto conmigo
a través de la dirección
ieslancia@josevicente.com

Villaturiel, provincia de León.

Villaturiel, situado a unos 12 Km. de León, en dirección sur, es el pueblo donde nací y donde pasé mi infancia y juventud. Es un pueblo pequeño que se alza sobre una rica vega, en la ribera del Porma, a la que podemos llegar por tres caminos distintos: desde la carretera nacional 601, en Puente de Villarente, tomando la carretera de Marne, llegamos, tras pasar este, a Villaturiel; desde la misma carretera, pero en Valdelafuente, encontramos una carretera local que comienza dentro del pueblo y que termina en Villaturiel, pasando por Valdesogo de Arriba y Valdesogo de Abajo, y en tercer lugar, saliendo de León por Puente Castro, circulando por la carretera que sigue la margen izquierda del río Torío primero y después del Bernesga hacia Villarroañe, pasando por los pueblos de Santa Olaja, Castrillo, Marialba, Alija, Villarroañe (aquí no entramos en el pueblo), Roderos, San Justo y Mancilleros.

Demos un pequeño paseo por él. Hay en el centro del pueblo una ermita dedicada a San Pedro de Alcántara, su patrono, construida básicamente con ladrillo macizo y canto rodado. Está formada por una sola nave con dos puertas, la principal en el extremo opuesto al altar y otra, de mayores dimensiones, en medio de la pared lateral que encontramos a nuestra derecha cuando traspasamos la puerta principal. Sobre la puerta principal, encima del tejado, se eleva una espadaña (pequeña torre) que sujeta la esquila (campana de pequeño tamaño).

Los padres de San Pedro de Alcántara, Alonso Garabito y María Vilela de Sanabria, vivieron en Villaturiel a mediados del siglo XV, en una casa ubicada a la izquierda de la puerta principal de la ermita, si nos situamos frente a ésta. Actualmente se levantan en ese lugar dos casas, una de la familia Redondo Redondo y otra en la que vive la señora Upe. Según los "Cánticos para el ramo de San Pedro de Alcántara", sus padres, vecinos de Villaturiel, fueron desterrados a Alcántara por un falso testimonio que contra ellos levantaron. Estando en este destierro nació su hijo Juan, que posteriormente sería fraile franciscano y tomaría el nombre de Pedro, y más tarde sería proclamado Santo.

Al otro lado de la ermita, nos encontramos con un pequeño jardín con una fuente central, construido en el lugar que antaño ocuparon los pilones, donde las mujeres del pueblo lavaban la ropa y se ponían al día de las noticias. Eran dos los pilones, uno a continuación del otro, unidos entre sí. El agua de un pozo artesiano caía en el primer pilón, dedicado al aclarado de la ropa, y después pasaba al segundo, donde se lavaba la ropa con jabón casero (hecho a base de grasas de cerdo fundamentalmente, maceradas en sosa cáustica), para acabar cayendo en una pequeña pila, dónde quedaban depositados los elementos sólidos que pudiera arrastrar el agua.

Atravesamos el jardín y seguimos en dirección a la carretera que pasa más abajo, tomando a la izquierda al llegar a ella, para encontrarnos frente a la Iglesia: una construcción que sigue la línea de la mayor parte de las casas del pueblo, con paredes de tierra (tapial) y algunos elementos de piedra (arcos y escaleras). Delante de la puerta de la Iglesia, situada en una pared lateral de la única nave, crecen algunos árboles ornamentales, acacias, plátanos, una mimosa y algunas coníferas, rodeados de flores de distintos tipos, configurando todo ello un bonito rincón.

Unida a la nave de la Iglesia se eleva la torre, que contiene dos enormes campanas y un reloj de grandes dimensiones, que, durante muchos años, ha marcado el ritmo de la vida de los habitantes de este pueblo. Una de las campanas, la de sonido más cristalino, se usa para llamar a misa, mientras la otra solo suena, junto con la primera, en los días festivos más señalados y en los funerales, aunque con distinto canto. Decimos los de aquí que voleamos las campanas cuando las hacemos girar sobre sí mismas, para lo cual se necesitan los brazos de dos buenos mozos, que sean relevados en pocos minutos por otros dos, si se quiere mantener el repicar de la campana, debido al gran peso que debe desplazarse. Unida a la torre se encuentra la casa parroquial (casa del cura), actualmente hogar de un inmigrante que trabaja en Marne, con su huerta adherida ella.

Avanzando por la carretera de nuevo hacia el pueblo, mientras dejamos la Iglesia a nuestra espalda, llegaremos, tras caminar unos doscientos metros, a la Casa Consistorial (Ayuntamiento). Está construida en el sitio llamado La Cascajera y se encuentra un tanto separada de la carretera, quedando delante de ella un espacio vacío, que suelen utilizar como aparcamiento las personas que acuden a ella en automóvil.

Al otro lado del pueblo, junto a la carretera que llega desde Valdelafuente, encontramos la escuela y el club, en otro tiempo las escuelas masculina y femenina. Y en la misma calle, la consulta del Médico y la Casa de Concejo, que actualmente solo conserva el nombre, pues la función ha pasado al club. Tras estas edificaciones, las últimas por éste lado del pueblo, se encuentra la era, una pradera común de gran tamaño, que en otro tiempo era usada por todos los vecinos, para las labores de la trilla en el verano y por los niños y niñas del pueblo como lugar de esparcimiento, durante el recreo diario de la escuela. Actualmente se encuentra rodeada de chopos que la protegen y alberga las canchas polideportivas y algunas máquinas agrícolas. Por la fiesta de San Pedro de Alcántara, en la noche anterior al día grande, la era se transforma para convertirse en punto de reunión de los vecinos del pueblo y otras gentes amigas, para contemplar la tradicional Hoguera de San Pedro de Alcántara, una impresionante pira de ramas de diversos árboles, que suele alcanzar unos diez o doce metros de altura y unos seis metros de diámetro en la base.

Aquí finalizamos este breve recorrido. El resto de la historia que conocemos, y otras cosas, puede consultarse en una página dedicada a Villaturiel. Pulsa aquí si te apetece conocerlo. También es recomendable la visita al portal de Villaturiel en la dirección www.villaturiel.com en la que encontrarás temas de actualidad en torno al pueblo.

(octubre/2000)


Publicado por José Vicente Manga